BLOG

Diferencias entre Leasing y Renting

En la Actualidad, Autónomos y Empresas utilizan nuevas opciones de financiación a la hora de adquirir o arrendar un nuevo Bien de Inversión, como podría ser un vehículo, un inmueble o equipos informáticos.

Dichas herramientas de financiación se denominan; Leasing y Renting.

Aunque parezcan similares, las dos opciones de financiación trasladan diferentes características que son interesantes de conocer.

Os contamos las principales diferencias entre Leasing y Renting:

El Leasing

-El contrato de arrendamiento se realiza a largo plazo y con una posible opción a compra. 

-El objetivo final del Leasing es la adquisición y compra del Bien de Inversión, por lo que en el contrato así se refleja desde el principio la posibilidad de opción de compra al final del periodo.

-Los contratos de Leasing tienen una duración mínima de 2 años cuando se trata de bienes muebles. Por lo tanto, se establece mayor rigidez que en un Renting.

-Cuando el contrato del Leasing ha finalizado, pueden existir tres posibilidades: 

1.-Se puede cambiar el Bien y activar un nuevo contrato con otro Bien de Inversión.

2.-Realizar y solicitar una prórroga o extensión del contrato de arrendamiento, negociando nuevas cuotas.

3.-Realizar la compra del Bien de Inversión por el pago residual que aparecía en el contrato.

-Durante el arrendamiento del Bien de Inversión mediante el Leasing no existe ni se incluye mantenimiento, reparaciones ni seguros del Bien de Inversión.

-A nivel contable, se puede deducir el 100% de los intereses que se han generado y del IVA como gasto. El resto corresponderá a la devolución de la deuda.

El Renting 

-El Renting se realiza cuando se quiere alquilar un Bien de Inversión por un tiempo determinado. Además de las cuotas mensuales a pagar por el Bien en cuestión, se pueden incluir otros conceptos.

El ejemplo más evidente es el Renting por el alquiler de un vehículo, ya que en la cuota mensual a pagar, además del alquiler del vehículo, se incluyen otros conceptos como: Impuesto de matriculación, de circulación, seguros y mantenimientos.

-En el Renting no existe opción de compra final una vez ha finalizado el periodo por contrato. No obstante, el Cliente sí puede solicitar quedarse con el Bien de Inversión efectuando el pago del valor residual que se pacte.

-El proceso de Renting es muy flexible pudiéndose adaptar a las necesidades del arrendatario y la marcha de la empresa. No existen períodos mínimos de duración, y a diferencia del Leasing, está orientado al corto plazo.

-Cuando el contrato de Renting ha finalizado, pueden existir dos posibilidades: 

1.- Se devuelve el Bien de Inversión y se inicia otro contrato de Renting.

2.- Se amplia o se renueva el Renting con las mismas condiciones.

-Tal como ya se ha indicado, durante el contrato de Renting sí se incluyen en las cuotas a pagar los mantenimientos y pago de los impuestos. 

-A nivel contable, se puede deducir el 100% del total del gasto y el IVA.

 

Como has podido observar, y aunque puedan parecer similares, existen importantes y considerables características que diferencian el proceso de arrendar un Bien de Inversión mediante Leasing o Renting. 

No existe una opción mejor a la otra. Dependerá del tipo de empresa y la situación en que se encuentra, para detectar y analizar cual puede ser la mejor herramienta de adquisición de un Bien de Inversión para el negocio.

Blueindic

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Prueba nuestro programa de facturación.

Saber más »

Asesoría online por solo 20€/mes.
Más info »

Artículos relacionados