¿Qué precios debo poner a los productos que vendo?

¿Qué precios debo poner a los productos que vendo?

¿Te has lanzado a Emprender un nuevo proyecto y tienes dudas sobre los precios que debes indicar a los productos que ofreces y vendes? En ocasiones, fijar los precios en función de lo que hace la competencia, rebajando el precio, no suele ser una buena estrategia económica y comercial.

Con el artículo de hoy intentaremos detallarme que opciones tienes en el momento de fijar precios a tus productos.

¿Qué precios debo poner a los productos que vendo?

Antes de nada, debemos especificar que es el precio en un producto. El precio es el valor monetario que debe ser asignado a un producto o servicio, y que será ofrecido por este importe, a posibles consumidores interesado en su adquisición o utilización.

Es decir, es el precio por el que está dispuesto a pagar un Cliente por obtener el producto.

Tal responsabilidad, genera claramente una de la decisiones más importantes que debes asumir en tu negocio. Ya que de su decisión, dependerá en gran medida la rentabilidad económica que genere el proyecto. 

En la actualidad, son dos los métodos más utilizados a la hora de planificar el precio que debe tener un producto:

-Precio de un producto por el método de costos 

Para fijar un precio, primero debes identificar todos los costes que son anexos y relativos al producto o servicio en cuestión. Una vez sumados estos costes unitarios, el precio se asignará con la fijación de un margen de beneficio establecido. 

¡Pongamos un ejemplo!

Los costes/unitarios para disponer de un producto son 50€. Y en tu negocio, por cada operación comercial, quieres obtener un margen del 30%. Pues bien, deberás aplicar el margen a los 50€ de costes, obteniendo un precio final de 65€.

¡Atención! Todos estos cálculos debes realizarlos sin tener en cuenta el impuesto del IVA, así pues, a los 65€ deberás aplicarle el 21% de IVA, siendo el importe total a pagar por un Cliente de 78,65€.

Ten en cuenta que en tu negocio, eres un simple recaudador del IVA, por lo que el IVA de tus compras y de tus ventas no deben afectarte en este tipo de análisis.

-Precio de un producto por el promedio de mercado

En este método, lo que se debe hacer es averiguar el precio medio del producto en el mercado. Una vez lo has encontrado, tu producto debería estar fijado en función ese valor promedio.

Es decir, si has encontrado en el mercado que de media tu producto vale 50€, deberás decidir si lo incrementas y tratar de mostrar un mayor valor añadido que el resto de competidores. O bien, a la inversa, fijar un precio menor a los 50€ con el objetivo de intentar captar Clientes que hasta el momento estaban con otros Competidores. 

En cualquier caso, la fijación de producto no debe ser una tarea simple y rápida. Al contrario, tiene que ser un proceso con un detallado análisis del mercado, entorno y demanda. 

Además, no basta con tener bien claros los costes propios necesarios para producir o vender un producto, o tener controlados los competidores. En cada caso, existirán otros factores que te harán determinar el precio de fijación.

¿Qué 4 estrategia de precios puedo utilizar? 

Cuando apostamos por una estrategia de precios, se realiza con la intención de fijar precios a largo plazo, que deberá tener en cuenta el precio inicial del producto, así como sus posibles variaciones y modificaciones a lo largo del tiempo y su vida útil.

Estas son las estrategias más usadas:

-Descremado de precios 

En esta estrategia, primero debe indicarse un precio de producto alto, analizando así, sea adquirido por aquellos consumidores que realmente lo desean.

A medida que el producto avance en su vida útil, el precio deberá reducirse para incrementar los consumidores de otros segmentos de mercado, más sensibles a los precios del mercado.

-Precios de penetración 

En esta segunda estrategia, lo que se busca es conseguir una rápida penetración de mercado, adquiriendo un elevado número de consumidores, fijando un precio inicial bajo.

Este volumen de ventas por el incremento de consumidores generará una disminución en los costes de producción, pudiendo así, seguir disminuyendo los precios del producto.

-Precios de prestigio

Los precios establecidos son altos, atrayendo a aquellos consumidores que buscan sensación de calidad y exclusividad. 

Normalmente, es utilizado cuando el mercado es pequeño y los Clientes tiene el poder adquisitivo para poder comprar. Además, debemos tener claro que existen dificultades para que otros competidores aparezcan.

-Precios orientados al competidor

En esta estrategia, debemos equipararnos a los precios que vayan fijando los competidores. Es usado en mercados, que por sus características, el volumen de productos es elevado y tampoco existen diferencias entre ellos.

Por lo tanto, no podemos controlar los precios que fijamos.

 

¿Cómo lo ves? ¿Te planteas alguna de estas estrategias para fijar los precios de tus productos? Sin lugar a dudas, esta es una de las decisiones más importantes en tu negocio.

Blueindic, el programa de Facturación y Contabilidad online para Autónomos y Empresas.

https://www.blueindic.com/


No hay comentarios

Añadir más